20110712142313-15471-fotografia-m.jpg

En el mundo no existe una atención educativa generalizada para este tipo de discapacidad.

Cuba cuenta con tres escuelas especializadas en la atención a la sordoceguera —en las provincias de Granma, Cienfuegos y La Habana— para velar por las 150 personas que en el país padecen esta discapacidad; incluso, utilizamos también maestros ambulantes.

La información la dio este lunes a JR Santiago Borges Rodríguez, director del Centro de Referencia Latinoamericano para la Educación Especial (CELAE) y miembro del Comité Organizador del I Taller Internacional sobre la Sordoceguera, que sesiona en La Habana.

Borges Rodríguez explicó que en el mundo no existe una atención educativa generalizada para este tipo de discapacidad y que la experiencia cubana se basa, fundamentalmente, en la práctica de los profesores llevadas a sus tesis de maestría.

«En los últimos cinco años, puntualizó, se ha ido conformando un modelo, que vamos perfeccionando y que nos demuestra que estas personas, a pesar de sus grandes limitaciones, tienen capacidades que pueden desarrollar si reciben una buena atención especializada».

Maestros y otros profesionales vinculados con la educación especial de Puerto Rico, Venezuela, España, Angola, Ecuador, Argentina, México y Cuba analizarán unas 60 ponencias que abordan el tratamiento a esta discapacidad, una de las más severas, pues al incluir dos sentidos limita a la persona para interactuar con el mundo que le rodea.

Entre otros temas, se abordarán en el evento la preparación de los docentes para ocuparse de las personas con sordoceguera; estimulación temprana, comunicación, orientación y movilidad; atención educativa integral y papel de la familia.

(Con información de Margarita Barrios. Periódico Juventud Rebelde)