20110708163415-logo-liga-mundial-de-voleibol-191x2501.jpg

Estados Unidos se impuso hoy a Cuba 3-2 (23-25, 25-21, 25-18, 21-25, 15-13) en partido del grupo F de la final de la Liga Mundial de Voleibol, disputado en la ciudad de Gdansk.

Con este triunfo los campeones olímpicos de Beijing-2008 y monarcas ligueros de ese mismo año, se ratifican entre la elite mundial, al ocupar el quinto lugar de la clasificación general, pese a tener un desempeño muy alejado de sus mejores momentos.

Para la joven escuadra cubana, subtitular mundial-2010, esta fue su tercera inclusión consecutiva en una final de la Liga, y aunque alineó con figuras de cierta experiencia y de nueva promoción, el séptimo puesto logrado ahora confirma un accionar entre signos de admiración. Ambas selecciones, que viajaron a esta fase como los dos segundos lugares mejores ubicados en la preliminar, no pudieron anotarse victorias en sus compromisos particulares ante Rusia y Brasil, que hoy discutirán el lugar cimero de la llave de cara al cruce de mañana sábado.

Los norteamericanos tuvieron en Matthew Anderson al hombre proa a la ofensiva al totalizar con 29 puntos, 23 de ellos burlaron el bloqueo cubano que logró detener el ataque rival en 11 ocasiones por 15 sus antagonistas. En total Estados Unidos cometió 30 errores y Cuba 27.

Por los ganadores también aportaron lo suyo ofensivamente Paul Lotean , 18 (15 de ataque, 2 de bloqueo y uno de servicio) y Clayton Stanley, 11 (9-2-0).

La sexteta de la mayor isla del Caribe se apoyó en Henry Bell, y el capitán Wilfredo León, quienes nuevamente se echaron el peso de la arremetida del equipo sobre sus espaldas.

Bell logró 21 tantos, repartidos en 20 por ataque y uno por bloqueo, y León marcó 20 puntos (17-3-0). Fernando Hernández, 16 (12-1-3), cerró el trío más destacado de los pupilos de Orlando Samuels.

(Con información de Prensa Latina)