20110606124147-flor.jpg

Esta es la Eugenia squarrosa, con hábitat restringido a esa porción santaclareña en todo el mundo, y reportada como endémica. Su población no sobrepasa los 50 individuos, lo cual hace que esté en Peligro Crítico. (Foto: Orestes R. Méndez Orozco)

Por Ricardo R. González

Como toda historia la de hoy también tiene su Había una vez… No posee nada ficticio, y sí mucha realidad sobre las 27 hectáreas existentes entre el motel Los Caneyes, el reparto José Martí, y los planteles educacionales insertados en el área.

A simple vista resulta una sabana rodeada de eucaliptus, marabú, hierbas que crecen desmedidas, y raras florecitas expandidas por la vegetación pertenecientes a la Empresa Forestal. En verdad, no causa buena impresión óptica, desagrada bastante los descuidos del entorno, pero pocos calculan el valor endémico local de esas variedades florísticas exclusivas.

Y en el afán de salvarlas, tal parece que 2010 fue el año en que despertaron múltiples ilusiones a partir del III Simposio de Restauración Ecológica. En una de sus sesiones, el destacado biólogo e investigador villaclareño, Jesús Matos Mederos, insistió en un S.O.S. sin demoras a fin de revitalizar…

UN PARAÍSO MINIMIZADO

Desde entonces no han faltado meditaciones. Ya va para un año de la constitución del grupo de Endemismo Local, como proyecto asesorado por Agenda 21, a favor de actuar en esa porción desprotegida, cuyas acciones comparten el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), la propia Empresa Forestal y la de Flora y Fauna, el Jardín Botánico de Villa Clara, Planificación Física, entre muchas otras, sin descartar el aporte de delegados, organizaciones de masas, y residentes cercanos al área.

Según reportes de investigaciones realizadas en épocas precedentes, el 46,3 % de las variedades resultan endémicas de Cuba.

Siete de ellas son únicas de la ciudad, y en el caso de la Eugenia squarrosa constituye una exclusividad en el mundo, y apenas rebasa los 50 ejemplares para figurar en peligro crítico.

Tal como lo lee. Más comprometidos aun cuando trasciende que los centros de mayor importancia endémica y diversidad de la flora cubana se corresponden con las llamadas zonas de serpentinas caracterizadas por un sustrato rico en metales que provoca alta toxicidad para la mayoría de las plantas, unido al pH elevado, y una absorción de agua increíble que hacen crear mecanismos de adaptación a fin de garantizar la subsistencia de las especies ante el medio

Sin embargo, no todo transita por adecuados senderos ante una amenaza concentrada en los múltiples procesos constructivos a que ha estado sometido dicho entorno en los últimos años.

De proseguir las acciones conllevaría a la desaparición de la diversidad biológica, considerada como una de las problemáticas ambientales de mayores connotaciones en el archipiélago, a tenor del inadecuado manejo de ecosistemas frágiles, la destrucción del hábitat natural de especies, y la carencia de programas integrados para evaluar, conservar y utilizar de manera sostenible las posibilidades existentes.

Y como si fuera poco, aparecen algunos incendios forestales que han dañado esa geografía particular. Entre sus registros figuran el de 1996, con la afectación de 15.0 ha de Eucaliptus sp. Un año después, 8.0 ha supieron los efectos del fuego. El otro incidente ocurrió en 2003, con 6.0 ha heridas, en 2004 se reportaron 0.5 ha, y cierra 2006, con 4.5 ha, para hacerla una de las porciones más afectadas en la urbe debido a estos siniestros.

A ello se suma el pasto irracional de determinados animales a merced de su libertad, el hurto y sacrificio de ganado mayor del que también ha sido testigo el medio, y el vertimiento indiscriminado de escombros u otros desechos, sin resultar un sitio de reservorio municipal.

En medio de todo no han faltado los correspondientes alertas por parte del Centro de Estudios Jardín Botánico de Villa Clara, pues desde hace años monitorea aquellas especies con determinado nivel de amenaza que habitan en el lugar.

Mas, lo cierto es que el mundo sigue girando, y faltan apenas horas para celebrar otro 5 de Junio, Día del Medio Ambiente, en una jornada que exige actitudes responsables durante los 365 amaneceres de cada año en busca del necesario desarrollo sostenible.

Si esta porción fuera rescatada y atendida contaría con los requerimientos necesarios para su posible inclusión como parte de la Reserva Florística Manejada cubana, y hasta pudiera engrosar el patrimonio del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Salvar a la Naturaleza es tarea compartida. Se hace necesaria esa educación ambiental que verdaderamente nos cale, y no resulte un asunto de consignas y momentos, a fin de oxigenar los pulmones de una urbe que pide las bonanzas de sus habitantes para lograr ese hábitat sin costuras.        

MEMORÁNDUM

— Endemismo se define como la cualidad de aquellas especies u otros grupos taxonómicos reducidos a una región. Propios exclusivamente de determinado país. 

— El Proyecto Agenda 21 local es patrocinado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) para el fortalecimiento urbano ambiental de las ciudades a través de múltiples acciones. Esta modalidad se aplica en cuatro urbes cubanas: Santa Clara, Cienfuegos, Bayamo y Holguín.

— Está rectorado por el Gobierno Municipal, mientras el CITMA y la red de Agenda 21 ejercen como coordinador y asesor metodológico, respectivamente.

—Más de 2 mil especies de plantas cubanas estaban incluidas, de manera preliminar, entre las que presentaban algún tipo de amenazas. La cifra corresponde a 2009, y ya representaba un 28,6 % del total, lo que evidencia la marcada sensibilidad ante las transformaciones del hábitat.

CONTRASTES

Esta vez, la imagen refuerza aquello que dice «vista hace fe», y ratifica su valor ante la fuerza de mil palabras.

Fue captada el pasado domingo en esa propia zona de especies florísticas endémicas en el universo.

Observe la acumulación de escombros y desechos que aportan otra nota discordante al entorno, y ponen en riesgo la subsistencia de un tesoro natural.

Y agrego este dato para reflexionar: De las 8 mil 447 variedades con diferentes grados de amenaza en el Planeta, y registradas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), 817 son endémicas de Cuba.

¿Tenemos o no nuestras Razones?