20110530140336-tabaco-o-salud.jpg

Por Ricardo R. González 

Mañana, el mundo pedirá de nuevo clemencia. Un alto al humo a manera de mitigar las heridas establecidas en los pulmones de fumadores activos y pasivos.

Pero desde Ginebra llegan noticias nada halagüeñas al trascender que el consumo de cigarrillos matará más de seis millones de personas cuando el universo llegue a 2015.

Y sí es triste la realidad, su fundamento adquiere dimensiones superiores al conocerse que será una cifra mayor a la que causará el VIH-SIDA en esa fecha.

De acuerdo a los informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la nicotina podría estar asociada al 10 por ciento del total de decesos para el referido año, mientras los expertos ya avizoran que las cuatro causas fundamentales de mortalidad en el 2030 serán las patologías cardiacas, pulmonares, ataques cerebrales y el SIDA.

Son algunos apuntes previos al 31 de Mayo, Día Mundial sin Humo. Ojalá que las conductas humanas,y sobre todo sus decisiones, le impriman un viraje al Planeta.