Facebook Twitter Google +1     Admin

Moraima Secada (Cuba)

20101230215118-photo-s-837.jpg

Por Ricardo R. González (*)

Diciembre de 1984 trajo la noticia. Apenas horas para la despedida de un año, y María Micaela Secada Ramos dejaba de existir en la capital cubana.

¿Se apagaría el recuerdo de La Mora? Por supuesto que no. Cómo olvidar a una de las más populares intérpretes de la canción cubana quien, con solo tres años, acudiera a un programa infantil en su Santa Clara natal para años después acudir a La Corte Suprema del Arte, ya establecida con su familia en La Habana.

Nunca ocultó que por la década de los 40 ejerció como planchadora, sin dejar de asistir a las tertulias organizadas en casa del compositor Jorge Mazón donde se perneaba de las novedades del feeling y de las corrientes contemporáneas del pentagrama.

Su presencia se hizo sentir en la orquesta femenina Anacaona para recorrer importantes escenarios del mundo, pero en 1952 integró el cuarteto Las D Aida y consolida su imagen a nivel internacional.

Con la llegada de 1960 se produce su debut como solista, y no escapa de la nómina del cuarteto del maestro José Manuel Solís (Meme) hasta que decide retomar los caminos de solista.

Temas como «Alivio», de Julio Cobo, «Cuidado»(Nacho González), «Vuélvete a mi» (Tania Castellanos), «Rompiendo» (Chany Chelacy), que fuera su compañero en la vida y una de las víctimas del acto terrorista del avión en Barbados, recibieron su antológica voz.

Pero el climax lo alcanzó al interpretar «Perdóname conciencia», de Piloto y Vera, que a través de los años no ha encontrado una versión igualable.

Momento estelar en la trayectoria artística de Moraima Secada devino su presentación en el espacio Nostalgias, de la televisión mexicana, junto a Elena Burke y Omara Portuondo, para rememorar el trabajo con Las D Aida  que, en 1957, dejó huellas perdurables en México.

Aquí se estrenó la composición de Alberto Vera, «Amigas », creada para ellas. Un tributo a la relación afectiva y profesional que unió a las tres cantantes.

Moraima nació el 10 de septiembre de 1930, en Santa Clara, capital de la hoy provincia de Villa Clara, pero deja para el recuerdo y a la cultura cubana su estilo peculiar y algunas veces controvertido en su interacción especial que logró hacerla grande entre su público.

(*) Nota de Editor: Los trabajos publicados en temas (Artistas) han sido elaborados por este autor, a partir de informaciones de base, sin que consignen la totalidad de detalles, hechos, y personalidades que influyeron en el desarrollo artístico.

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next