Facebook Twitter Google +1     Admin

Compay Segundo (Cuba)

20101118132932-compay-segundo-web.jpg

Por Ricardo R. González (*)

Santiago de Cuba tuvo el privilegio de verlo nacer. Cuentan que fue un 18 de noviembre de 1907, allá en la playa Siboney, pero jamás imaginó Francisco Repilado, nuestro Compay Segundo, que su nombre, y su obra, se consagrarían alrededor del mundo al vestir de lujo a la música cubana.

Baste decir «Chan Chan» para decir…Eso es Cuba, un tema surgido de este hombre quien compartió desde muy joven los oficios de  barbero y tabaquero, mientras aprendía, de manera autodidacta, a tocar la guitarra y el tres, a la par que estudiaba clarinete con el maestro Enrique Bueno.

Su debut ocurrió con el sexteto Los Seis Ases, e integra más tarde la Banda Municipal de Santiago aportándole su destreza como clarinetista. Con dicha agrupación viaja, por primera vez, a La Habana en 1929, y actúa el 10 de octubre en la ceremonia de inauguración del Capitolio Nacional.

Desde temprano Compay demostró la «madera» de músico. Daba rienda suelta a su filiación trovadoresca compartiendo su permanencia en la banda con su participación en diferentes estudiantinas, entre las que figuraron la de Yayo Corrales, la de Ventura El Sordo y La Arrolladora, hasta que en 1930 integra el Cuarteto Cubanacán, con el cual toma parte en las transmisiones que realizan las primeras estaciones radiofónicas establecidas en Santiago.

Cuatro años después, regresa a la capital donde decide quedarse. Era, entonces, miembro del Quinteto Cuban Stars, bajo la guía de otro grande del pentagrama cubano: Ñico Saquito. Y esta oportunidad le posibilita ejercer como clarinetista en la Banda Municipal de La Habana, bajo la dirección del maestro Gonzalo Roig.

Luego vendría su entrada como guitarrista en el Cuarteto Hatuey, de Justa García, donde comparte además con Marcelino Guerra y Lorenzo Hierrezuelo, agrupación con la que viaja a México en 1938 para hacer presentaciones en teatros y cabarets, y tomar parte en las películas Tierra brava y México lindo.

Al iniciarse la década del cuarenta su nombre aparece en la nómina del Conjunto Matamoros por espacio de doce años. He aquí cuando comparte roles en el dúo Los Compadres, a partir de 1942, y prosigue junto a Lorenzo Hierrezuelo  hasta septiembre de 1955, para dar vida a infinidad de presentaciones y grabaciones discográficas ampliamente promovidas por toda América Latina.

Al separarse de Los Compadres crea la agrupación Compay Segundo y sus Muchachos, el soporte musical durante el resto de su vida. Primero con formato de trío, y luego como cuarteto. Nombres de la talla de Carlos Embale y Pío Leiva le aportaron a la agrupación como integrantes activos, aunque realizó también temporadas con otras agrupaciones, entre ellas el Cuarteto del Hotel Daiquirí y el Cuarteto Patria.

Luego de un período silente, 1989 le trae un resurgimiento necesario pero inesperado. El musicólogo Danilo Orozco organiza una presentación de Compay y el Cuarteto Patria en el Smithsonian Institute de Washington, suceso que va a desencadenar toda una serie de oportunidades de promoción internacional, entre las que se cuentan su participación en 1994 en el “Encuentro entre el son cubano y el flamenco” organizado por la Diputación de Sevilla; su colaboración con Santiago Auserón y sus conciertos junto al cantaor flamenco Chano Lobato.

La popularidad se acentúa de forma vertiginosa en Europa, hasta que en 1997 forma parte del proyecto Buena Vista Social Club, que le propició un premio Grammy con la venta de millones de copias. Era ya la nueva consagración. Su pegajoso Chan Chan se convirtió en todo un himno que Compay defendía en los principales escenarios del mundo.

Muchos son los discos en los que aparece recogida la obra de Francisco Repilado, entre los que sobresalen títulos como Llegaron Los Compadres, Huellas del pasado, Son del monte y Grandes éxitos, a los que hay que sumar, además, una interminable lista de compilaciones donde su presencia, a finales de la década de los noventa, se hizo imprescindible.

Una discografía que constituye todo un monumento a su obra, e incluye un dúo con el entonces dúo villaclareño Evocación, integrado por Vionaika Martínez y Mayelín Pérez.

Compay Segundo cumpliría, este 18 de noviembre, 103 años. Su presencia se nos fue, definitivamente, un 14 de julio de 2003, pero deja su nombre y su obra dentro de nuestro patrimonio porque, como subrayara un estudioso, refiriéndose al músico «con más de 90 años, fue uno de los protagonistas de esa hazaña que representó el hacer volver la mirada del mundo entero hacia la música tradicional cubana.

(*) Todos los trabajos publicados en temas (Artistas) han sido elaborados por este autor, a partir de informaciones de base.

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comCarles

Ha olvidado o obviado datos, Sobre el Maestro Santiago Auserón, le recomiendo, relea ese periodo antes de lo de "Buena Vista social club,Santiago Auserón le produjo una antología...entre otras cosas...después vino lo de la película pero quien le introdujo y le produjo, oiga que en España sabemos la historia no la distorsione ni le quite valía al Maestro Santiago, obviando,se lo agradeceriamos muchos, creame.
Un saludo desde España, salud!.

Fecha: 18/11/2010 23:27.


gravatar.comRicardo González

Vale su comentario, pero imposible en una reseña abarcarlo todo. Otros nombres importantes también quedaron sin mencionar.
Me parece que su propia nota es una contribución. Conozco bien el trabajo de santiago al repecto.
De todas formas, muchas gracias por escribir.
Saludos.

Fecha: 19/11/2010 07:57.


gravatar.comCarles

Pero hombre!!! obviar a la persona que le hizo resurgir, que le produzco el disco en ese resurgir y que gracias a ese discomas tarde... le vino el éxito con buenavista, me parece un obviedad BRUTAL!!!
Aquí le dejo algo de su país que aun reseñando indagan mas,tampoco lo suficiente pero, bueno mejorando la suya.
http://lialdia.com/2010/11/natalicio-de-compay-segundo/

De todas formas ya le enviare yo la historia... y ya usted la publica si quiere, salud amigo!.

Fecha: 20/11/2010 19:24.


gravatar.comCarles

Por si no le sale el enlace al articulo-reseña, le dejo el trozo susodicho,( en periodico de su país ).

Resurrección del son

Sólo le fue posible volcarse otra vez enteramente en la música después de su jubilación, en 1970. Pero empezar de nuevo no le fue fácil. Durante casi veinte años actuó en círculos reducidos y con poca o ninguna trascendencia en los medios, e incluso llegó a tocar para los turistas en tabernas y hoteles de La Habana.

Su suerte comenzó a cambiar en 1989, cuando el musicólogo Danilo Orozco lo llevó como invitado especial, junto al Cuarteto Patria y Marcelino Guerra Rapindey, al Festival de Culturas Americanas Tradicionales que se celebró en el Smithsonian Institute de Washington. El mismo Orozco fue el encargado de presentarle, algún tiempo después, al inquieto músico español Santiago Auserón (el ex rockero Juan Perro, del grupo Radio Futura) en uno de sus viajes a Cuba en busca de otros «sones», y nunca mejor dicho, porque el encuentro fue todo un hallazgo.

Pero su fama internacional le llegó en 1997 con su participación en el disco Buena Vista Social Club, el cual ganó varios premios Grammy. Compay Segundo apareció también en la película del mismo nombre realizada posteriormente por Wim Wenders.

Fecha: 20/11/2010 19:32.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next