Facebook Twitter Google +1     Admin

Nada de polillas… CIENCIA

20101103140657-archivo-web.jpg

Manuscrito de valor que forma parte de la memoria histórica del territorio.             

Por Ricardo R. González

Foto: Carlos Rodríguez Torres

No son tesoros andantes en cofres ni en aquellos barcos piratas de continuos ataques, pero pocos calculan los valores inestimables que existen en el interior de una vivienda santaclareña situada en la calle Tristá y marcada con el número 131.

Recorrerla es desbrozar la historia. Sorprenderse ante documentos inéditos, protocolos notariales (compra-ventas y escrituras) pertenecientes a toda la provincia acumulados desde 1800, o actas del Ayuntamiento de Santa Clara, recogidas en 59 tomos a partir de 1690 hasta 1898.

Tampoco por caprichos permanece allí el fondo personal de Manuel García Garófalo, materiales del Ejército Libertador, de José Braulio Alemán, o inherentes al Movimiento 26 de Julio, al Colegio de Arquitectura, sin contar la valía que encierra los fondos especiales propiciados por la fototeca.

Motivaciones le asisten porque se trata del Archivo Histórico Provincial, un centro afiliado al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) que también celebra, cada 15 de Enero, el Día de la Ciencia Cubana.

Sus 24 trabajadores —de ellos; 18 mujeres— tienen la misión de conservar, proteger y custodiar el patrimonio documental del territorio con ejemplares únicos e inéditos que para alcanzar el realce de histórico deben poseer más de 25 años, según especifica la directora del centro Gladys Fulgueiras Domínguez.

Meses atrás estuvieron inmersos en la necesaria remodelación. Aun así, trataron de afectar lo menos posible su fundamento comunitario, pues los principales usuarios resultan investigadores e, incluso, alumnos deseosos en conocer la historia local. Sin embargo, la dependencia abre sus posibilidades al público en general que acude en busca de certificaciones de escrituras marcadas ya por los años.

Por otra parte, los planteles de Educación Superior utilizan los fondos existentes, a tenor de que la institución posee la memoria histórica villareña que redunda en valor para la nación.

«Además de la dependencia provincial —sustenta Gladys— existe otra en Remedios portadora de las reliquias de esa villa junto a las de Caibarién. Este año arribamos al aniversario 40 de nuestro Archivo cuyo primer refugio lo encontró en el edificio de la Biblioteca Provincial Martí. Luego en el antiguo Centro de Veteranos (Cuba casi esquina a Carretera Central), después en otro local hasta llegar al actual.»

Un sitio WEB, la existencia de multimedia, un consejo editorial y el trabajo encaminado al sistema de gestión de la calidad en torno a la documentación y conservación aparecen entre las realidades y retos de un colectivo que ya tiene informatizada sus pertenencias y aspiran a la digitalización de las actas capitales del fondo del Ayuntamiento de Santa Clara.

Parte del necesario equipamiento ha llegado gracias a proyectos existentes con la Asociación de Ayuda a los Archivos Iberoamericanos (ADAAI), con sede en España.

A tantas posibilidades se suma el fondo de biblioteca, constituido por diferentes ejemplares de otros centros, al igual que las disponibilidades de la fototeca.

Colectivo Moncadista y Vanguardia Nacional, entre otras distinciones, demuestran que si bien valen los grandes laboratorios y los complejos productivos y de investigaciones hay múltiples formas destinadas a impulsar el desarrollo.

El Archivo Histórico Provincial lo demuestra porque no son polillas ni obreros que dejan correr el tiempo. Se trata de una de las tantas maneras de hacer por la ciencia.

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next