20100802184812-vacas-web.jpg

Por Ricardo R. González

El aporte de campesinos y cooperativistas posibilita que seis de los 13 municipios villaclareños cubran sus necesidades totales de leche gracias a dicha entrega.

Ello permite, además, que el 59 % de las bodegas existentes en este territorio central de Cuba queden cubiertas bajo este programa que hace llegar el producto a niños, a quienes poseen dietas médicas, y a las instituciones sociales, entre otros sectores.

Así se reduce, de manera considerable, los gastos en divisa por sustitución de importaciones, en tiempos en que el precio de cada tonelada de leche en polvo en el mercado foráneo asciende a 4 mil 025 dólares.

Uno de los propósitos del sector agropecuario está dirigido al crecimiento de la masa ganadera, a tenor de que en el año precedente la provincia rompió el récord de producción de leche  al superar el acumulado alcanzado en 1983, ascendente a 45 millones de litros.

Al término de 2009 fue de 47,6 millones, y según funcionarios del Ministerio de la Agricultura (MINAG) esperan superarlo cuando el 2010 se despida de nosotros.

Un elemento prometedor indica el crecimiento de los rebaños en un 2,4 % por año, lo que induce a sobrepasar el medio millón de cabezas en lo que resta del actual.

Cerca de 243 Cooperativas de Crédito y Servicios (CCS) disponen ya de los sementales de alto potencial genético, tanto para la producción de carne como de leche, mientras no se descuida la siembra de pastos y forrajes a fin de enfrentar el período de sequía sin déficit alimentario para la ganadería.