20160825145231-zana.jpg

Presentes en nuestro agro mercados o placitas hallamos las zanahorias, una hortaliza muchas veces subvalorada y que sin embargo es muy rica en betacaroteno, sustancia que además de potenciar la vista, favorece la digestión, así como nos protege del cáncer.

Asimismo, gracias a su contenido en vitaminas A, C y E, resulta antioxidante y contribuye a combatir las enfermedades cardiacas; su consumo resulta recomendable cuando existen problemas del hígado porque hace aumentar el número de glóbulos rojos: Por si fuera poco, su contenido en cromo estabiliza los niveles de azúcar en la sangre.

Ya en el siglo I de nuestra era, Dioscórides dijo que las semillas de zanahoria “despiertan la virtud genital”. 

Si se decide a comprar zanahorias, lo cual le recomiendo, elija las que tienen la piel suave, un color anaranjado vivo y una firme, descarte las de piel arrugada y con manchas. Un excelente indicador son las hojas, si su color es verde vivo, significa que son frescas.

Cuando decida no usarlas de inmediato, guárdelas en un lugar fresco y aireado, pero primero límpieles la piel con un paño, no es necesario usar agua, si lo desea consérvelas en el refrigerador. 

Para llenarse de energía, le ofrezco una sencilla receta, se trata de un jugo de zanahoria vitalizante. Necesita dos zanahorias sin pelar, una remolacha pequeña sin pelar y jugo de limón. Limpie y corte en pedazo los ingredientes, páselos por la licuadora, agréguele una goticas del jugo de limón y tómelo de inmediato.

(Con información de Lucía Sanz Araújo. Radio Rebelde)

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza