Fue descubierto por arqueólogos ucranianos en 2011, consistente en una piedra tallada de la Edad de Bronce.

De acuerdo con la investigadora Larisa Vodolázskaya, del Centro de Investigación Arqueoastronómica de la Universidad Federal del Sur de Rusia, ese artefacto marca el lugar donde fue sacrificado un joven previamente elegido para ser «el mensajero» de los dioses o ancestros.

Luego de analizar la geometría de las marcas y los signos en la piedra, la especialista confirmó que el reloj mide el tiempo con precisión mediante un sistema de líneas paralelas y un patrón elíptico (en su trayectoria se simula la silueta de un círculo achatado en sus dos extremos) en forma de descenso circular, características que indican su tipo analemático o solar, pues está diseñado en una superficie horizontal y con escala horaria ubicada en el perímetro de una elipse.

Asegura Vodolázskaya este reloj de sol puede marcar el tiempo con precisión, ya que los artefactos de ese tipo se crearon específicamente para su uso en la latitud en que fueron encontrados.

Los mismos pertenecen a la cultura de Srubna, de la Edad de Bronce, famosa por sus tumbas de madera, que hoy día se siguen descubriendo en Ucrania.

En 2011 un grupo de arqueólogos del Museo Regional de Donetsk halló un entierro de esa cultura que incluía esta piedra y que data de entre los siglos XII y XIII antes de Cristo.

(Con información de agencias)

También puede ver este material en:                        

https://ricardosoy.wordpress.com/

https://twitter.com/riciber91