20161114103503--rbv3446.jpg

La doctora Elba Rodríguez Valcárcel, directora del Centro de Atención y Educación al Paciente Diabético (CAED), atiende a un paciente en la consulta, y advierte que la enfermedad toma un ritmo acelerado en su comportamiento por lo que se espera unos 552 millones de casos en el mundo para 2030.

Por Ricardo R. González

Foto: Manuel de Feria

El descontrol metabólico de la glucosa en sangre derivado de múltiples causas junto a patrones incorrectos de vida hacen que Villa Clara rebase los 200 menores de 18 años portadores de diabetes mellitus (DM) como enfermedad que manifiesta un incremento acelerado.

La cifra es a tener en cuenta, sin descartar los más de 43 130 adultos diagnosticados entre los que predomina la obesidad como factor desencadenante.

Cuando el mundo escoge cada 14 de noviembre como Día Mundial de la Diabetes la mirada de los expertos insiste en que la edad aparece como el factor de riesgo más importante, a pesar de que los exámenes sanguíneos ofrezcan cifras relativamente normales.

Ello impone un estudio de factores genéticos e inmunológicos si se tiene en cuenta que muchas personas desconocen que son portadoras de una enfermedad asociada, además, a la ceguera, o las amputaciones de los miembros inferiores, aunque estas últimas han encontrado notoria reducción con el uso del HEBERPROT-P, un medicamento cubano y el único efectivo en el mundo para las úlceras del pie diabético.

Según estudios realizados en la provincia la hipertensión arterial (HTA) junto a la DM aportan del 70 al 75 % de quienes recurren a los servicios de diálisis y hemodiálisis a fin de mejorar su calidad de vida.

El territorio muestra una prevalencia de 53 diabéticos por cada mil habitantes, muy cercana a las estadísticas del archipiélago con 55 afectados en igual proporción, por lo que insistir en el control metabólico, prevenir las complicaciones, y rehabilitar al paciente con secuelas resultan claves ante una enfermedad crónica que ya suma 422 millones de portadores en el mundo.

En este sentido sobresalen las acciones del Centro de Atención y Educación al Paciente Diabético (CAED), de la capital provincial, cuyo equipo multidisciplinario ha atendido durante su primera década de creado a más de 5 760 personas con estancia de una semana, y un cómputo superior a las 10 880 en consulta externa, de acuerdo con aseveraciones de la doctora Elba Rodríguez Valcárcel, al frente del colectivo.

Para definir a un diabético deben valorarse factores de riesgo y antecedentes presentes, por lo que no puede obviarse detalles principales como el sedentarismo, la obesidad, y los padecimientos asociados.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza