20160711044005-descarga-23-.jpg

Portugal dio una de las mayores sorpresas de la historia del fútbol al ganar la Eurocopa a Francia en su casa, en el Stade de France (1-0), con un gol de Éder en la prolongación (109), pese a jugar la mayor parte del partido sin su estrella Cristiano Ronaldo, que dejó el campo lesionado en el minuto 25.

La selección lusa logró de esta manera su primera gran título internacional, doce años después de haber sufrido en sus propias carnes la derrota en una final de la Eurocopa, en 2004 en casa, en Lisboa, ante Grecia (1-0).

Éder logró el tanto de la victoria con un disparo lejano y raso, ajustado al poste derecho de la portería de Hugo Lloris, a once minutos del final de la prórroga.

En el minuto 25, Portugal parecía haber entregado el partido tras marcharse Cristiano Ronaldo.

Una entrada de Dimitri Payet a la rodilla izquierda de Cristiano Ronaldo en el minuto 8 llenó de intranquilidad a la selección lusa.

La estrella del Real Madrid permaneció en el suelo un tiempo eterno, y acabó levantándose.

Pocos minutos después se sentó llorando, con una de las muchas polillas que invadieron el Stade de France revoloteando a su alrededor.

Los médicos de la selección lusa le atendieron con la esperanza de que se recuperase.

El delantero se pudo mantener hasta el minuto 25 en que de nuevo se sentó en el césped y no pudo seguir.

Sustituido por Ricardo Quaresma, parecían esfumarse muchas posibilidades de Portugal y Cristiano de ganar el título.

Pero Portugal, fiel a su estilo especulativo, defendiendo bien atrás y esperando contragolpes, aguantó los 90 minutos.

En la prolongación, Portugal parecía más entero y llegó el tanto de Eder.

De los siete partidos disputados por Portugal, solo uno, en semifinales contra Gales (2-0), consiguió ganar en los 90 minutos, pero le sirvió para ser campeón de Europa.

LÁGRIMAS DE RONALDO

París, 10 Jul 2016 (AFP) - La Eurocopa-2016 se cerró este domingo con un guión inesperado en la final de París, donde Cristiano Ronaldo salió lesionado con lágrimas y Francia tenía todo servido para festejar su tercer título europeo, pero Portugal lo sorprendió con un gol de Éder en el minuto 109 del alargue y le dio a su capitán el ansiado título internacional con el que soñaba.

“Espero que el domingo me vean llorar, pero de alegría”, había dicho Ronaldo en la previa al partido.

El destino quiso que las 80.000 personas que llenaron el estadio lo viesen así, pero por el dolor y la impotencia de abandonar a su equipo tras un choque en el minuto 8 con el volante francés Dimitri Payet que lo puso fuera de combate y a los 25 tuvo que abandonar el campo, entre lágrimas, por el dolor y la bronca de perderse la gran final.

Sin embargo, sus compañeros, que declararon recibir “un golpe a la moral” cuando vieron salir a Ronaldo, se “repusieron”, resistieron y terminaron ganando el encuentro de contrataque, para celebrar el primer título internacional de la historia, después de haber sido subcampeones en 2004 en casa y semifinalista del Mundial-1966 con Eusebio a la cabeza.

Cristiano “me dijo que iba a marcar el tanto de la victoria. Como todo el equipo, me dio fuerza, energía y fue muy importante. Fue un gol trabajado por todo el equipo”, afirmó el héroe inesperado de la noche, el atacante Éder.

“Este es un triunfo para todos los portugueses. No fue la final que soñé, pero estoy muy feliz”, aseguró por su parte el delantero del Real Madrid, quien vivió con especial alegría también que su compañero de combates, Pepe, fuera declarado el mejor jugador de al final.

El partido había dado un giro inesperado cuando Cristiano Ronaldo se fue del campo. Estuvo un tiempo tendido en el suelo, golpeó el césped con la mano con gesto de dolor, pero pudo continuar tras ser atendido por los médicos. En el 17 volvió a ser atendido y estuvo un tiempo fuera del terreno, para que le vendaran la rodilla. Se reincorporó al juego, hasta que en el minuto 25 pidió el cambio, y fue sacado en camilla, sin poder contener las lágrimas, mientras Ricardo Quaresma entraba en su lugar.

Doce años después, la imagen se repitió, con un Ronaldo entre lágrimas, como en 2004 cuando jugaba su primera final con apenas 19 años y vio como Grecia (1-0) se imponía a su Seleçao en la final en Lisboa.

Con su salida prematura, se quedó sin poder superar el récord de goles de la historia del torneo, que había igualado en semifinales al marcarle a Gales (2-0), con 9 tantos, como el francés Michel Platini, que logró la misma cantidad en la única edición que disputó, en 1984, pero al final volvió al banquillo, se puso a dar indicaciones como un segundo técnico junto a Fernando Santos y cumplió hasta el final su papel de gran capitán.

Al final, las lágrimas cambiaron de caras. Los hinchas en las gradas terminaron decepcionados y con los ojos vidriosos, cuando toda Francia se preparaba para salir a las calles para festejar su tercer título de Eurocopa.

“Es cruel perder esta final así. Felicito a Portugal, son los nuevos campeones de Europa. Nosotros tuvimos nuestras oportunidades, con ese palo de Gignac en el descuento. Nos faltó acierto, nos faltó lucidez, faltó frescura”, afirmó el técnico galo Didier Deschamps.

La fiesta cambió de lado y viajó a Lisboa, Oporto y cualquier pueblo luso esta noche. “¡Campeones, somos campeones de Europa!”. “Faltan las palabras. Lo hemos merecido. Por fin hemos hecho callar a los franceses y a todos aquellos que nos criticaban. Hemos demostrado que somos los más fuertes”, exclamó Ruben Sardinha, de 22 años, con una bandera de Portugal al cuello en Lisboa.

El presidente francés François Hollande estimó este domingo, poco antes del inicio de la final que esta Eurocopa “una victoria para Francia”, que garantizó una “muy buena organización” del evento. Casi un consuelo premonitorio.

“Hubo ciudades que albergaron la prueba con un gran ambiente y una perfecta organización”, apuntó Hollande, agradeciendo “a todos los que participaron, los hinchas, y todos los que trabajaron en la organización, los voluntarios y las fuerzas de seguridad”.

Además, aprovechó la ocasión para “dedicar el partido” a Manuel Dias, un francoportugués muerto en los atentados del 13 de noviembre de 2015 por la explosión de un kamikaze cerca del Stade de France, siendo la primera víctima de los ataque que provocaron 130 muertos aquel día en la capital francesa.

Las fanzones de Francia habían desbordado. En París, al pie de la Torre Eiffel, se juntaron más de 90.000 personas a ver el partido en pantalla gigante, mientras que en Marsella las 80.000 que colmaban su capacidad. Tras el encuentro, unas 40 personas fueron detenidas por generar algunos incidentes. Si ganaba Francia la historia tal vez hubiese sido diferente.

MINUTO A MINUTO

120’ Pitazo final. Portugal vence 1-0 a Francia y se corona campeón de la #Euro2016 con Cristiano Ronaldo lesionado alrededor de los 20 minutos de juego.

114’ TA para Pogba.

108’ Gol de Portugal, Eder.
106’ Se inicia el ST de alargue.

Ronaldo le da apoyo a sus compañeros portugueses dentro del campo.

105’ Termina el primer alargue: Francia 0, Portugal 0. Huele a definición por penales.

103’ Lloris salva a Francia ante cabezazo de Eder, tras un corner.

95’ TA a Rafael, de Portugal.

Empezó el alargue en la final de la #EURO2016.

Primera vez que se llega a tiempo extra en una final de Eurocopa desde hace 16 años. En el 2000, tambien Francia fue al alargue en la final de la Eurocopa, y gano a Italia con gol Trezeguet

90’ Tiro al palo de Gignac y terminan los 90 minutos reglamentarios

83’ Tremendo disparo de Sissoko, que salva el arquero de Portugal.

79’ Dos salvadas sensacionales de Lloris, de Francia, ante centro de Nani, de Portugal.

77’ Sale Girou y entra Gignac en Francia. Sale Sanches y entra Eder en Portugal.

74’ Giroud casi para Francia contra Portugal.

66’ Sale Silva y Moutinho en Portugal en la final contra Francia.

65’ La mas clara llegada de Francia en el ST. Griezmann se la come de cabeza ante Portugal.

62’ Tarjeta amarilla para Joao Mario de Portugal contra Francia.

Arranca el segundo tiempo.

GOLPE INESPERADO

SAINT-DENIS, Francia (AP) – El capitán y delantero portugués Cristiano Ronaldo tuvo que ser reemplazado a los 24 minutos de la final de la Eurocopa contra Francia tras quejarse de molestias en la rodilla izquierda.

Cristiano rompió en llanto tras una entrada del mediocampista francés Dimitri Payet cerca del cuarto de hora. Recibió tratamiento, le vendaron la rodilla e intentó seguir jugando, pero acabó pidiendo el cambio.

El astro del Real Madrid fue sacado de la cancha en camilla tras cederle la cinta de capitán a su compañero de ataque Nani. Ricardo Quaresma reemplazó a Cristiano.

GALE SUFRE POR RONALDO

Madrid, 10 jul (EFE).- El galés Gareth Bale, una de las figuras de la Eurocopa 2016 que cayó en semifinales ante Portugal, lamentó la lesión de Cristiano Ronaldo en la final del torneo continental y su salida del campo a los 25 minutos.

“Terrible ver a Cris salir así. Espero que no sea demasiado malo (la lesión)”, indica el zurdo galés sobre su compañero en el Real Madrid en un mensaje en su cuenta oficial de twiter, al poco de ser retirado en camilla del césped de Saint Denis.

Cristiano Ronaldo fue uno de los culpables de la victoria de Portugal sobre Gales en la primera semifinal, al conseguir el primer gol y dar la asistencia del segundo. Su actuación acabó con el sueño de la selección galesa y le apartó de la final.

PRIMER TIEMPO

47’ Termina el primer tiempo de la final de la Eurocopa 2016. Francia 0, Portugal 0.

24’ Se va Cristino Ronaldo del partido luego de haber sufrido un golpe en la rodilla cuatro minutos atrás. Fue sustituido por Ricardo Quaresma.

COLOR DE LA FINAL

París, 10 jul (EFE).- Con más policía que de costumbre y menos ambiente de lo que cabría esperar en el Estadio de Francia, las pletinas de David Guetta sirvieron hoy de aperitivo a los 81.000 espectadores congregados para seguir en vivo la final de la Eurocopa entre el Portugal y Francia a las afueras de París.

La gran fiesta del fútbol europeo, controlada al milímetro por la UEFA y las autoridades francesas ante la amenaza terrorista que pesa sobre el torneo, fue menos apoteósica de lo se ha visto en partidos de selecciones pequeñas, como Irlanda del Norte, Islandia o Irlanda, que dejaron el listón muy alto.

Prueba de ello es que franceses y lusos se apropiaron del grito gutural con palmadas con el que los islandeses animaban a los sus vikingos.

La timorata atmósfera se explica, en parte, porque el público local llegó como un goteo al estadio, en lugar de como una marea como ha ocurrido con hinchadas foráneas, que suelen concentrarse para acudir en masa al estadio.

Tres cuartas partes de lo mismo ocurrió con los aficionados lusos pues París -y sus alrededores- está considerada como la tercera ciudad con más población portuguesa, por detrás de Lisboa y Oporto.

Pero también limitó la explosión de júbilo los obligados controles de seguridad, reforzados en el último partido de la Eurocopa con 1.300 policías solo en el recinto y sus aledaños y 6.800 agentes desplegados en toda la ciudad.

Aunque no faltaron disfraces estrambóticos, banderas gigantes y pelucas estridentes en el estadio, la fiesta se trasladó a los pies de la Torre Eiffel, donde está instalada la zona de hinchas. Y tras el partido, la alegría inundará los Campos Elíseos en un día en que en Francia se respira fútbol.

Sirva de ejemplo que hasta los presentadores de la cadena gala de información 24 horas “BFM TV” trabajaron el día de la final enfundados en la elástica “bleu”, incluido el hombre del tiempo.

Durante el calentamiento, mientras que las polillas que acompañan al verano parisino asediaban a Cristiano Ronaldo, visiblemente contrariado, los franceses demostraron ser una abrumadora mayoría.

El exinternacional español Xavi Hernández fue el encargado de colocar la ansiada copa junto, instantes antes de que el DJ francés David Guetta y la cantante sueca Zara Larsson, acompañados por 480 bailarines, 250 músicos y un mosaico gigante en las gradas del estadio, pusieran fin a los preliminares y dieran paso a los himnos. Los franceses, de nuevo, recordaron que juegan en casa al entonar a capela “La Marsellesa”.

Mientras tanto, se fue poblando el palco de autoridades, donde se congregaron el presidente en funciones de la UEFA, Ángel María Villar, el máximo responsable de la UEFA, Gianni Infantino, el jefe del Estado francés, François Hollande, su homólogo portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, y los primeros ministros de ambos países, Manuel Valls y Antonio Costa, así como el príncipe Alberto II de Mónaco o el presidente sudafricano Jacob Zuma.

Todo ello aderezado en la distancia con un mensaje de uno de los grandes ausentes del partido, el delantero francés del Real Madrid Karim Benzema, apartado de la selección por sus problemas judiciales.

“Todos con los ‘bleus’ esta noche. ¡¡¡Vamos chicos!!!”, lanzó Benzema en Twitter poco antes del inicio del duelo. EFE

(Con información de varias agencias)

También puede ver este material en: