20151116134303-zoila-y-silvia.jpg

Dras. Silvia Álvarez Romero (a la izquierda) y Zoila Fariñas Falcón

Por Ricardo R. González

Foto: Carlos Rodríguez Torres

Más del 80 % de los aquejados de una discapacidad visual logra su recuperación, según criterios fundamentados del XIII Taller Provincial de Baja Visión y Rehabilitación.

En este sentido la doctora Silvia Álvarez Romero, jefa del Grupo Provincial de Rehabilitación Visual, subrayó que aun ante situaciones irreversibles existen oportunidades sociales que favorecen una reinserción a la vida.

El evento dedicó parte de sus sesiones al tratamiento del glaucoma, considerado la primera causa de ceguera y baja visión en los adultos villaclareños y también en el mundo.

De acuerdo con el criterio de la doctora Bertha Depestre Pérez constituye un padecimiento a tener en cuenta debido a que la tendencia de aparición ya se observa desde edades tempranas.

La degeneración macular vinculada con el envejecimiento también ocupó espacio como algo que también va decreciendo en edades desde el punto de vista de aparición. Ello vinculado a factores ambientales, a una dieta inadecuada, hábitos incorrectos de vida, hipercolesterlemia,  alcoholismo, y antecedentes familiares, entre otras causas.

La consulta de Baja Visión del territorio ha tratado a 1128 casos con más del 85 % rehabilitado, gracias también al aporte de la Anci y la Escuela Especial para Ciegos y Débiles Visuales Fructuoso Rodríguez.

No faltó la exposición de enfermedades consideradas raras dentro de la oftalmología, y que están presentes en Villa Clara como el relacionado con la aniridia que aparece en uno de cada 80 mil a 100 mil personas nacidas vivas. Consiste en irregularidades en la presencia del iris o membrana que da color a los ojos, y puede ser hereditaria o esporádica asociada a otros condicionantes de los ojos como problemas en la mácula, cataratas o glaucoma.

Se considera irreversible, aunque existen terapéuticas específicas a fin de mejorar parcialmente la visión.

Un reconocimiento especial recibió el Programa de Retinopatía de la Prematuridad cuya aplicación ha posibilitado que ningún niño villaclareño padezca de ceguera total en los últimos 12 años por dicha causa.

De acuerdo con el criterio de la doctora Zoila Fariñas Falcón, al frente de dicha experiencia, 800 infantes se han sometido a la pesquisa desde el año 2002 hasta el pasado mes de junio. Unos 56 han manifestado la retinopatía de la prematuridad en diferentes grados, y 16 reciben el tratamiento de rehabilitación por las propias complejidades del caso.

Las afecciones de la córnea, el impacto de las cataratas, y los efectos de la medicina regenerativa, conformaron los más de 30 trabajos presentados.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza