20151111132522-532d2c3dc097e7bcbc26d36140496801-l.jpg

La actriz cubana Laura de la Uz ha estado impartiendo un taller de actuación a los bailarines de Acosta Danza. La compañía recién fundada y comandada por el reconocido bailarín cubano Carlos Acosta se prepara en los salones de la Escuela Nacional de Ballet “Fernando Alonso” para su debut en la escena cubana e internacional.

Aunque por estos años es raro que una actriz de la dimensión de Laura de la Uz abra espacio en su agenda para trabajar como profesora de un colectivo danzario, la idea ha demostrado su utilidad y ha sido un feliz evento en la vida de todos los participantes:

“Pensé que iba a ser más dificultoso, sobre todo con los bailarines de ballet clásico”, me confesó Laura durante un corto receso de su taller,  “pero tienen tantas ganas de hacer que están abiertos a todos los ejercicios. Los bailarines de esta compañía son todos jóvenes, algunos que comienzan y otros con experiencia escénica, y se han dejado llevar por mí con toda confianza.

"Las primeras improvisaciones que les he pedido hacer son difíciles incluso para los actores cuando llegan a la academia. Estos bailarines están saliendo a interpretar con valentía, tienen muchas ganas de aprender. Estoy fascinada, alegremente sorprendida.”

Cada tarde, la llegada de la actriz al salón de ballet ha sido el comienzo de horas extraordinarias para los danzantes. Laura de la Uz los ha hecho observar, evocar, sentir cada elemento de la naturaleza que los rodea. Los ha retado y sensibilizado una vez más y de otra manera; ha hurgado en la memoria de sus sentidos para descubrir las emociones. Los cuerpos sudan en el esfuerzo. Es otro entrenamiento pero, a la vez, es un gran juego.

“Esta es una experiencia nueva para mí, algo que me interesaba hacer desde hace mucho” comenta De la Uz. “Yo soy una admiradora de los músicos y los bailarines. Su trabajo me parece fascinante. Y me interesaba incorporar el método del actor y maestro francés Jacques Lecoq a los bailarines.  

"Para mí se abrió un mundo como actriz cuando descubrí a Lecoq en la Escuela Internacional del Gesto y la Imagen "La Mancha" de Santiago de Chile. Descubrí un mundo que ignoraba y desde entonces lo llevo siempre conmigo. Lecoq fundó su escuela en París, y yo estudié en Chile con uno de sus discípulos más importantes. Lecoq fue además un gran mimo y un estudioso del comportamiento humano y creó un entrenamiento específico para actores a partir del deporte y de los primeros siete años de vida de un niño.

(Con información de Lster Vila Pereira. CubaSí)

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza