20150407135621-la-verbena-rbv-02.jpg

Por Ricardo R. González

Foto: Ramón Barreras Valdés

El MAI La Verbena, otra de las realidades para los sanjuanenses.

Saraí Hurtado Hurtado es una mujer de desafíos. Según confiesa la predica martiana sostiene su vida, y le propicia encontrar la luz para conducirse entre los complejos avatares de los tiempos modernos.Desde hace dos años enfrenta su primer mandato como delegada de la circunscripción 42 en San Juan de los Yeras, y no deja de reiterar que ha vivido una etapa de múltiples descubrimientos.

El camino no le ha sido fácil, y si de pruebas espinosas se trata ha tenido que rectorar el Proyecto Imagen, ante la ausencia de detalles estéticos en sitios del poblado. Muchas veces, casi ya entrada en sueño, se preguntaba cómo podían cambiar aquel panorama cuando no era menos cierto que la participación popular tampoco mostraba un rol preponderante.

Hace año y medio iniciaron las acciones a fin de estimular a las mujeres. Consciente estaba que no podía anteponer sus responsabilidades como ideológica de la Anap en Ranchuelo, o los aspectos inherentes a la femineidad para esquivar rudas jornadas.

Como otras,también sufrió las marcas solares en su rostro, o vio aparecer ampollas en las manos debido al accionar incesante de la guataca. Como tantas,emprendió jornadas que iniciaban a pleno día y concluían sobre la novena hora de las noches. 

«Poco a poco aquellas realidades tomaban su color. Así ocurrió con la Cooperativa de Crédito y Servicio Alfonso Valdés, y la bodega La Ceiba. Al principio algunas compañeras nos miraban desde lejos algo temerosas, y al vernos en acción comenzaron a involucrase. Incluso personas que no salían del portal terminaron abrazadas a las acciones».

Saraí reconoce que aún quedan múltiples cuestiones pendientes encaminadas a la conservación de los sitios patrimoniales o al rescate de los valores morales.

«Las mejores enseñanzas que he sacado de esta experiencia recae en el trabajo en equipo, y en la solidez demostrada por mi familia para que pueda cumplir las obligaciones. Si visitamos una comunidad rural no pensamos en si algo me corresponde o si es responsabilidad de otros. Valoramos las dificultades de manera integral, pues en definitiva somos delegadas durante las 24 horas del día».

— ¿Cansada?

— Cuando aparecen incentivos el cansancio normal queda a un lado. Entonces te invade esa fuerza para continuar en aras de apreciar los avances, y sentirlos como resultado de una gran colectividad que necesita un entorno mejor para compartirlo. 

DIGA USTED, SANTIAGO

Próximo al Día Internacional de la Mujer Santiago Viera Ruiz reconoce la extraordinaria obra de las sanjuaneras. Otras féminas de la localidad también ejercen como delegadas del Poder Popular, y aportan a ese mosaico de contribuciones bienvenidas.

Lo sabe este hombre que a partir de 2011 retomó las riendas del Consejo Popular de la localidad luego de que por algunos años de la década de los 90 compartiera idéntica responsabilidad.

Todavía recuerda cuando un artista en boga, hace ya tiempo, se negó a cantar para el pueblo porque el escenario resultaba una improvisada tarima.

Aquello se le quedó como una inseparable pesadilla, «y fue una de nuestras primeras aspiraciones. En solo siete días logramos levantar una plataforma frente al Parque Colón realizada con la guía del Consejo Popular. El primer cantante que la estrenó fue Cándido Fabré, y constituyó el inicio de una nueva etapa».

Mas nunca pensaron que un desastre natural descargara su furia en la escuela primaria Manuel Angulo Vilchhasta derrumbarla.

«Fue en el período lectivo 2011-2012, y devino verdadera encrucijada. Algunos alumnos tuvieron que caminar entre cuatro y cinco km para no perder sus clases. La reconstrucción se hacía necesaria y la emprendimos… En verdad la brigada inicial no resultó apropiada, y a partir de una decisión de la Asamblea del Poder Popular en Ranchuelo se coordinaron las acciones para recuperarla bajo el influjo delas masas».

Ahora lo que otrora fue un cuartel exhibe unaimagen fantástica desde el punto más alto de San Juan. Ya se encuentra en plenas funciones docentes gracias a la acción de los habitantes del lugar.

«Los padres parecían constructores populares dentro de un gran movimiento de masas con la guía técnica de algunos especialistas. Uno de los progenitores laboró 87 días ininterrumpidos, como carpintero y albañíl, sin cobrar un centavo, pero fue indispensable la contribución de las mujeres en la recogida de escombros, y en otras tareas con el único deseo de ver empinarse nuevamente el plantel.

— ¿Y cómo fue la jornada final? 

— Uno de los más grandes acontecimientos que ha sacudido a San Juan. Diría que constituyó el motor impulsor hacia nuevas acciones apreciadas en otros municipios a las que les hemos conferido nuestro sello propio.

Ya el poblado desarrolla 14 proyectos comunitarios con basamentos científicos, a partir de lo constatado en el Consejo Popular de Vueltas, perteneciente al municipio de Camajuaní.

«Los baños públicos que no funcionaban están en acción. Tampoco descuidamos la imagen de los solares yermos, y hemos sembrado más de 350 plantas ornamentales en diferentes lugares que se mantienen, excepto una, con plena vitalidad», sustenta Santiago Viera.

La mirada a los parques regala detalles de conservación a través de la pintura, mientras el círculo Nuevas esperanzas, el MAI La Verbena, y otras unidades gastronómicas dejan huellas de revitalización, en tanto para los próximos tres meses anuncian la aparición del anhelado mercado destinado al expendio de productos alimenticios.

San Juan transformó su policlínico. También el insigne parque El Fortín, y el resto de los destinados a la infancia, sin menospreciar la red educacional, y las acciones dirigidas a garantizar la calidad de vida en la tercera edad.

Si bien encauzan sus proyectos hacia el cuidado y protección de los animales domésticos en una jurisdicción que suma unas 300 mascotas y fuerte actividad colombófila hay desafíos que quedan entre los asuntos pendientes en la tierra del ocurrente Zarapico.

Una parte de sus residentes considera que la producción de alimentos no resulta suficiente, a la vez que incumplen el plan de leche con la industria, y la dirigida a las dietas médicas. La producción de viandas y vegetales tampoco alcanza los saldos esperados, a pesar de que muestra un signo complaciente los indicadores relacionados con los frijoles y el maíz.

Otras situaciones débiles recaen sobre los viales. Si bien es cierto que existen mejoras en algunos tramos, otros exhiben los crucigramas de sus caminos, y habrá que trabajar con énfasis en esas indisciplinas sociales que convierten a los microvertederos en múltiples lunares que empañan la cotidianidad.

A eliminarlos están convocados. Y ojalá que lo logren como todas estas buenas acciones iniciadas el pasado 28 de enero para desterrar lo terriblemente lánguido, encontrar la belleza aun en los detalles insignificantes, y propiciar la eterna satisfacción del espíritu mediante esos regocijos que dan vida a la fiesta de San Juan.

MEMORÁNDUM

No hubo fórmulas mágicas. Simplemente el poblado retomólas motivaciones de los años 90, y comenzó a mover las ideas a través de un sistema apoyado por las múltiples respuestas populares.

— Surgieron 14 proyectos que generaron uno multifactorial denominado La tierra de Feijóo hacia nuevos desafíos, y para ello cada sector que estuviera en condiciones aportó sus basamentos encaminados a la solución de una o más problemáticas.

— Se decidió un cambio de imagen en las unidades del comercio, la gastronomía, y la cultura, impulsadas por un gigantesco maratón de pueblo.

— Los grupos comunitarios juegan un papel decisivo junto a las representaciones administrativas. Hoy cada reto parece enfrentarlos caminos de lo imposible, pues allí tratan de convertir en realidad las tareas asignadas.

CONTRASTES

San Juan de los Yeras no es una de las maravillas del mundo. De ello están conscientes quienes, desde allí, hacen el día a día.

Pero lo indudable es que aquel panorama de deterioro que mostraba en etapas anteriores ha ido cambiando con el apoyo del trabajo comunitario organizado por prioridades.

El círculo social Nuevas esperanzas se erige luego de permanecer 14 años en derrumbe. La farmacia de la localidad recibió su reconstrucción, la TRD conserva uno de los originales del insigne Fidelio Ponce, y ya se señalizó la vía central del poblado que era otra problemática.

El restaurant Parisién ofrece oportunidades para 32 comensales, en tanto el Parque Colón vio la pintura de su glorieta luego de 15 años de mustia imagen.

Al margen de coyunturas económicas, se impuso el deseo de hacer para beneficio de los 7460 habitantes agrupados en 14 circunscripciones, junto a cinco comunidades rurales muy alejadas de la cabecera local, algunas distantes a 14 km.

San Juan no se parece al de épocas pasadas. Es cierto que enmudeció el pitazo del central Osvaldo Herrera, y que tampoco dispone de otros beneficios anhelados por su pueblo.

Mas ahí está. Aquella imagen en blanco y negro toma su acuarela gracias al talento y espiritualidad de sus moradores.

Tenemos o no nuestras Razones?

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza