20150121150733-pomares.jpg

Lo descubrimos a través de la gran pantalla, primero, con títulos como "La primera carga al machete", "Los días del agua", "Una pelea cubana contra los demonios"... Más tarde la televisión lo devuelve. Pero ya él se ha hecho presente a través del teatro y la radio orientales. Para él no han existido papeles pequeños o grandes, porque a todos se ha entregado con amor, ética, profesionalismo y naturalidad y a todos los ha hecho crecer. Él es él, un actor de fibra, auténtico. Por eso Raúl Pomares es también de los indispensables "Rostros que se escuchan".

¿Cómo se desenvuelve su niñez?


Nací en el poblado de Omaja que pertenecía en la antigua provincia de Oriente al municipio de Holguín y hoy a  Las Tunas. Siendo aun niño mis padres se trasladaron a  Santiago de Cuba y allí viví hasta la mayoría de edad. Estudie primaria en el colegio Dolores de los padres jesuitas y hasta cuarto año de bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de esa ciudad. No fui un buen estudiante pues solo me pude graduar de Bachiller en Letras, pues no pude superar todas las matemáticas, físicas y químicas y por supuesto sin poderme graduar de Bachiller en Ciencias y Letras.. Recuerdo que solo hice un semestre en la Universidad, porque era muy malo para los idiomas.

Precisamente puedo precisar con su esposa Belkis, que estudiaba la misma especialidad, que el profesor de francés era muy estricto y que un día, después de saludar orienta la lectura de una lección y Pomares, muy resuelto, levanta la mano y cuando comienza a leer, tanto los alumnos como el propio profesor tienen que hacer un esfuerzo por no reír a carcajadas... Casi enseguida el Profesor le indica "Bien alumno Pomares, hasta ahí está bien."

¿Sueña en sus primeros años con ser artista?

Francamente no.

¿Qué hace entonces?

En el año 1956 o 1957 bajo la  represión batistiana, por un lado y la épica de la Sierra Maestra y la lucha clandestina en Santiago, la Universidad de Oriente organiza un curso de verano de actuación dirigido por Francisco Morán venido de La Habana del Grupo Prometeo. Ya yo había oído hablar de Stanislavsky y su método a través de Renaldo Infante y Helvio Corona. Este curso de verano lo calorizaron el Profesor José Antonio Portuondo de la Universidad y Ezequiel Vieta del Instituto y estaba de moda Marlon Brando con el "Tranvía llamado deseo", "Nido de Ratas" y "El Salvaje"  y yo que estaba sin valor para alzarme en la Sierra o meterme de lleno en la lucha clandestina me matricule en ese curso sin tener claro por qué y para qué.

¿Y qué hace cuando termina el curso del verano?

Al terminar el curso de verano Francisco Morín se queda en Santiago organizando un grupo de teatro aficionado patrocinado por la Galería de Artes Plásticas institución cultural que apoyaba secretamente El Partido Socialista Popular y la simpatía del Movimiento 26 de Julio pues las actividades culturales servían de pantalla para cubrir actividades insurreccionales.

¿Y cuándo debuta como actor?

Debo decirte que me fui enamorando en la medida que estudiaba y se amplía mi horizonte cultural. Yo debuté como actor en "Las Aceitunas" de Lope de Rueda y "El Viejo Celoso de Miguel de Cervantes Saavedra."

¿A quiénes recuerda de esa época?

Recuerdo en ese momento a Tussy Caveda, Marta Farre, Renaldo Infante, Francisco Gutierrez, Daniel Vázquez, Cary Bonet, Miguel Ángel Botalin, Nora Riquenes, Miguel García, Manuel Ángel Marques, Pedro Arrate, Ferrer Cabello, Silvia Carbonell y otros y otras que lo mismo actuaban, ponían luces, cobraban en la taquilla o conspiraban contra Batista.

¿Y cuándo debuta como director?

Morín regresa para La Habana y yo dirijo sin tener idea que cosa era aquello La Zapatera Prodigiosa, de Federico García Lorca, y me mudo para Holguín después de caer preso por equivocación al confundirme la policía como revolucionario que andaban persiguiendo.

¿Qué hace después de enero de 1959?


El triunfo de la Revolución me coge en Holguín haciendo teatro aficionado en la Escuela del Hogar, con jóvenes como Jorge Hidalgo hoy presidente de la filial de la UNEAC en esa provincia.

Casi enseguida, en los primeros meses de 1959, Miguel Ángel Botalin dirige Cultura en la antigua provincia de Oriente y me manda a buscar para que lo ayudara a organizar aquello. Fueron los anos 6O época fundacional que no se olvidara nunca. En esos primeros años, casi sin saber que hacíamos, se crearon las bases de una estrategia para una política cultural que no existía antes del triunfo revolucionario.

Como confirmación de lo que digo voy a mencionar el Primer Festival Obrero Campesino que se celebró en La Habana en el teatro García Lorca en el que actuaron por Oriente y como aficionados La Tumba Francesa, La Caridad, hoy patrimonio cultural de la humanidad, el Orfeón Santiago, el Conjunto Folklórico de Oriente, El Cabildo Carabali Isuama, el Teatro Campesino del Realengo l8, la Orquesta Típica, el Conjunto de Sones y otros grupos aficionados portadores de genuinas expresiones de nuestra cultura popular.

¿Tengo entendido que usted tiene una gran participación en el conjunto Dramático de Oriente?

Efectivamente. Por esos años se funda el Conjunto Dramático de Oriente con jóvenes seleccionados de la provincia dirigidos por los argentinos Jaime Swetinzky y Adolfo Gutkin ya con un carácter profesional y yo me integro al mismo como profesor y actor en obras como "Volpone" de Ben Jonhson, "Magia Roja" de Michel de Gheldero, "El Amante" de Harold Pinter, "La Creación" de Adolfo Gutkin, y otras.

Pero usted también dirige el Conjunto Dramático de Oriente. Hábleme de ello.

Si, pasé a dirigir el Conjunto Dramático de Oriente en ese momento con el nombre de Cabildo Teatral Santiago estrenando "El Macho" y "El Guanajo" de Soler Puig, "Panorama del Teatro Cubano" de Carlos Padrón, "Espejo de Paciencia" de Rogelio Meneses, "Mientras más cercas más lejos" de Pedro Castro y de mi autoría, De como Santiago Apóstol puso los pies en la tierra y otras.

En 1968 se crea en Santiago de Cuba el Canal Telerebelde. ¿Participa usted?

Por esos años ayudo a fundar  Tele Rebelde y el Cabildo Teatral Guantánamo dirigiendo radio en la CMKC y en los Estudios Cinematográficos del ICR así como periódicamente viajaba a la Habana para trabajar con el ICAIC en filmes  como "La primera carga al machete", la primera, "Los días del Agua", la primera película en colores, también con Manuel Octavio Gómez; "Una pelea cubana contra los demonios, con dirección de Gutiérrez Alea, Titón. Más tarde Manuel Pérez me llamó para, "El hombre de Maisinicu", y Rogelio Paris me entregó el protagónico de Paty Candela... y otras hasta un número aproximado de 100 entre cortos y largos metrajes,  así como tele novelas, teleplays y seriales para la televisión nacional.

Entre las telenovelas que la gente más recuerda se encuentran: Loma arriba de Mayté Vera, la primera. Después vinieron El naranjo del patio, que dirigió Xiomara Blanco, Salir de noche, para la que me llamó Mirta González Perera; "Al compás del Son", que dirigió el chino Rolando Chiong, "Lo que me queda por vivir", de Mayté Vera y más recientemente "Oh, la Habana", que fue la última obra del malogrado escritor Abraham Rodríguez y que dirigió Charles Medina. También he hecho docencia en la Escuela Internacional de Cine y TV y la Escuela de Instructores  de Arte Raúl Delgado.

Hábleme de los medios en que ha trabajado y ¿cómo los calificaría en cuanto a su complejidad?

Él más difícil el radio. El más creativo el teatro. El más dinámico la televisión. El más atractivo el cine. Pero todos me gustan y me entrego en cuerpo y alma.

De todos los personajes que ha incorporado en los distintos medios, ¿Cuáles recuerda con mayor cariño?

En teatro: "Jerónimo de Magia Roja" de Michel de Ghelderode, "Adán de La Creación" de Adolfo Gutkin y "No Pompa" de Santiago Apóstol.

En Televisión el Padre de "Aire Frio", la genial obra teatral de Virgilio Piñera al lado de Verónica Lynn, que asumió esta vez el papel de la madre, con Isabel Santos y Fernando Hechavarría, en los papeles protagónicos de Luz Marina y el poeta.

En cine "El Sastre" del gran escritor santiaguero José Soler Puig, Juan Contreras de "Una pelea cubana contra los demonios" y el Emilio Carretero del "Hombre de Maisinicú", película que tuvo las actuaciones estelares de Sergio Corrieri, interpretando a Alberto Delgado y a Reynaldo Miravalles, como el alzado contrarrevolucionario y asesino Cheito León.

Después de recorrer durante más de cincuenta años el teatro, la radio, el cine y la televisión ¿Qué obras y personajes le faltan por hacer para la pantalla de acuerdo a sus deseos?


Sonríe para afirmar, con ese estilo tan ameno, natural, genial:
Me falta por hacer el Romeo de Romeo y Julieta de Shakespeare pero por mi edad creo que me propondrían La Nodriza.

¿Se siente realizado Raúl Pomares?


Si. He tenido suerte y no me quejo de lo que he vivido, como y donde.

A su juicio ¿Cuáles son los principales atributos que tiene que tener un actor?


En su especialidad, bueno, eso varía según cada actor... buena voz, buena dicción, concentración, talento, buena salud y sabe Dios cuantas cosas más, pero además de todo eso debe tener criterios y una ética que lo acompañe para no ser un pelele que va según bata el viento capaz de hacer cualquier cosa para satisfacer su ego o su egoísmo.

Raúl Ramón Pomares Bory, nació en Las Tunas, el 17 de septiembre de l934.

Entre grandes reconocimientos ostenta La Distinción por la Cultura Nacional.

(Con información de Josefa Bracero)

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza