20140610155930-4f807f3a03151fe2f1ff566913743ac6-l.jpg

Por Ricardo R. González

Yo no lo ví, pero cuentan que ayer tembló la tierra en Brasil cuando el afamado Neymar cayó al piso aquejado de fuertes dolores en su pie derecho.

Nada de gritos en el cielo, y sí algo de publicidad; sin embargo, imagino el rostro de «Felipao», el carismático entrenador del equipo local, ante el suceso cuando faltan horas para la apertura del certamen deportivo más esperado en el mundo.

Nada, que después del sofocón se respira normal en la Granja Comary, esa especie de cuartel de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

El muchacho provocó un susto, mas después siguió jugando como para demostrar que el percance forma parte de las otras tantas historias.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza