Facebook Twitter Google +1     Admin

Marta Valdés (Cuba)

20130708131434-marta.jpg

Por Ricardo R. González (*)

Decir Marta Valdés es hablar de una cátedra infinita de buen arte, o mejor, de cubanía. Acaba de cumplir 79 años, y puede recrear al máximo ese distingo que nació con ella desde que a su vocación por la literatura le sumó el canto y la guitarra, cuyos estudios comenzaron cuando apenas asomaba a la adolescencia.

Muchas han sido las personalidades que dejaron huellas en la formación de su incipiente talento. Desde Francisqueta Vallalta hasta Leopoldina Nuñez, Vicente González (Guyún), el propio Alejo Carpentier, y Odilio Urfé porque, sin lugar a dudas, la guitarra se convertiría en esa inseparable compañía que acuña sus inspiraciones y sentimientos.

En 1955 le sorprende la primera composición, no sin antes pasar por un trío vocal-instrumental de aficionados, o agrupaciones corales bajo la acertada pupila de Cuca Rivero. Desde entonces el amor y otras aristas de la vida sustentan la magia de sus canciones que acarician la línea del filin.

Sin embargo, la obra de Marta Valdés pasea por los más diversos géneros que van más allá de las canciones porque a ellas suma el bolero, la habanera, la guajira y la balada, sin menospreciar el son montuno, la criolla, el pregón, la guaracha y el danzón cantado.

Son pocos los intérpretes cubanos y de gran parte el mundo que no incluyan algunas de las piezas en sus respectivos repertorios. El antológico Llora, Hay mil formas, Canción desde otro mundo, Sir ir más lejos, o En la imaginación, respaldan un sello de calidad dentro de una autoría impresionante.

El cine recoge, también, el quehacer de esta habanera nacida el 6 de julio de 1934 en los filmes Lucia y Un hombre de éxito, a lo que se suman otras composiciones que forman parte de las bandas sonoras de documentales, o las dedicadas al teatro, a personalidades, y las inspiradas por lo singular de un paisaje o un escenario.

Varias publicaciones y espacios radiales recogen la valía de sus conocimientos, y no es extraña su presencia en eventos musicales que reclaman el necesario tino y profesionalidad de una figura indispensable dentro del panorama musical del archipiélago.

Ganadora del Gran Premio de la Feria Internacional CUBADISCO 2001ha paseado su dualidad de compositora e intérprete por locaciones de México, España, Colombia, República Dominicana, y Canadá, mientras no esconde su labor con textos de grandes de las letras como Nicolás Guillén, Eliseo Diego, Federico García Lorca, Tirso de Molina, y Máximo Gorkí entre otros.

Merecidas distinciones colman la obra de Marta Valdés, quien demuestra su capacidad extraordinaria para seguir alimentando la espiritualidad con esas musas inquietas que indican siempre un trino renovador porque, como afirma una de sus letras, Hay todavía una canción.

(*) Nota de Editor: Los trabajos publicados en temas (Artistas) han sido elaborados por este autor, a partir de informaciones de base, sin que consignen la totalidad de detalles, hechos, y personalidades que influyeron en el desarrollo artístico.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next