20130212123222-pami.jpg

Por Ricardo R. González

Foto: Ramón Barreras Valdés

La insistencia en el uso de medicamentos específicos durante el embarazo, de acuerdo con el riesgo genético y los diferentes padecimientos de las gestantes, constituye una de las acciones priorizadas por el Programa de Atención Materno Infantil  (PAMI) para este año en Villa Clara.

El objetivo llama a disminuir las posibilidades de malformaciones congénitas debido a que este tipo de afección, junto a otros procesos irreversibles para la vida, figuró entre las causas de decesos en menores de un año en 2012.

Durante el Balance Provincial del PAMI se insistió en la indicación del Muffer y el ácido fólico a las mujeres en edad fértil con su necesaria supervisión por parte de las áreas de Salud y los correspondientes especialistas, quienes determinarán el tratamiento a seguir en cada caso.

También se proseguirá en la corrección de los defectos multifactoriales a fin de prevenir la desnutrición y la anemia, así como en el manejo de las enfermedades asociadas, y aquellas crónicas ejemplificadas en la hipertensión gestacional, y la diabetes mellitus, entre otras.

Aspecto medular será el diagnóstico precoz y detección oportuna de las afecciones agudas en la comunidad, e insistir en la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de nacido, y en la complementada hasta los dos años.

En este sentido incrementarán las exigencias para la certificación de los hospitales, consultorios y policlínicos con la distinción Amigo de la Madre, el Niño, y la Niña en función de dicho objetivo.

A tenor de las irregularidades en el hogar y en la vía habrá que revitalizar y lograr el liderazgo en el Programa de Prevención de Accidentes en menores de 20 años, si se tiene en cuenta que la provincia perdió a nueve infantes, comprendidos entre 5 y 14 años, por dichas negligencias.

Los municipios afectados son Quemado de Güines, con tasa de 15.2 por cada 10 mil habitantes, Sagua la Grande (8), Encrucijada  (5.4), Manicaragua ( 3.7), Santo Domingo (3.2), Cifuentes (3,1), y  Corralillo, con 3.

Detalles concernientes a la mortalidad materna (cero durante 2012), el bajo peso al nacer, el Programa de Detección Precoz del Cáncer Cérvico Uterino, y las deficiencias del PAMI relacionadas con la calidad de atención al riego preconcepcional, los procedimientos prenatales, las irregularidades en la Puericultura, y la pobre frecuencia de la lactancia materna, entre otras, no faltaron en el análisis de un año en que el territorio cerró con una tasa de mortalidad infantil de 4,8 por mil nacidos vivos.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza