Facebook Twitter Google +1     Admin

Instituto de Biotecnología de las Plantas de Villa Clara celebra sus 20 años

20121122141308-ibp-1.jpg

Diversas instituciones reconocieron al IBP, entre ellas el Buró Provincial del Partido.

Por Ricardo R. González

Fotos Ramón Barreras Valdés

Según Gardel 20 años no son nada; sin embargo para quienes hacen el día a día en el Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP) de Villa Clara representan sueños, sinsabores, recompensas, avatares, satisfacciones y mareas.

Acaban de cumplir dos décadas en pos del desarrollo de investigaciones mediante la aplicación de técnicas biotecnológicas dirigidas al mejoramiento genético de las plantas y la producción de semillas de alta calidad.

Dichos objetivos se aplican a cultivos de la caña de azúcar, plátanos y bananos, papa y forestales, mientras que han realizado cambios a los esquemas clásicos de producción de semillas con la siembra directa de las vitroplantas en el campo.  

La institución, adscrita a la facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas (UCLV), dispone de una biofábrica que, cada año, aporta millones de vitroplantas

Para su director, el doctor Osvaldo Fernández Martínez, queda corroborada la calidad de la mayoría de las especies cuando se trabaja por métodos biotecnológicos.

Por idea de Fidel Castro el centro comenzó a trabajar en los perfiles de la papa, en momentos muy difíciles del llamado período especial atravesado por Cuba en la década de los años 90.

«Por suerte aquellos tiempos van quedando atrás y estamos cumpliendo las expectativas de Fidel que era sustituir la importación de las semillas de papa y de insumos», confirma Fernández Martínez.

El IBP ejecuta, además, otros programas vinculados con la embriogénesis somática o método que permite una enorme capacidad de propagación con mejoras genéticas en banano y plátano como transferencia tecnológica aplicable en otras dos biofábricas cubanas.

Tampoco descuidan el café con el desarrollo y propagación de híbridos caracterizados por su alto potencial productivo, o las acciones con especies forestales que resultan difíciles de propagar (cedro y teca) vinculado al impacto económico y a la vez ecológico, como detalle que no descuida el centro desde el punto de vista de la percepción ambiental.

Otra de las vertientes está encaminada a la expansión de especies amenazadas de la flora endémica, a la producción de materias primas para biofármacos, al logro de especies y semillas sanas con alto potencial productivo, y a la sustitución de importaciones con semillas originales logradas por métodos biotecnológicos.

Entre las distinciones conquistadas por el trabajo cotidiano figuran la de mantenerse como Colectivo Vanguardia Nacional durante ocho años consecutivos, la obtención de numerosos premios nacionales y provinciales de la Academia de Ciencias de Cuba, el distintivo nacional de la Innovación Tecnológica, y el Premio a la Excelencia por la actividad de postgrado.

Diversas instituciones de Villa Clara y de otros territorios reconocieron el quehacer en estos 20 años, así como a sus fundadores, y a quienes ya no están y dejaron una huella perdurable para que fuera posible esta historia.

El doctor Andrés Castro Alegría, rector de la UCLV, subrayó las potencialidades de un centro que tiene entre sus misiones principales la propagación masiva de plantas, el mejoramiento genético, y la docencia de postgrado, al tiempo que lo calificó como una unidad de excelencia en el accionar científico del territorio.  

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next