20121019124220-121016-led-zeppelin3803807700.jpg

Led Zeppelin, de izquierda a derecha: John Paul Jones, Robert Plant, Jimmy Page y Jason Bonham.

Led Zeppelin mantiene a mucha gente con el corazón en la boca, cada vez que anuncian que van a anunciar algo. El conteo regresivo aparecido hace unas semanas en su página oficial en Facebook, inició una cadena de rumores.

Resultado final: Led Zeppelin regresa con un concierto del pasado. Las canciones tocadas por la banda en la noche del 10 de diciembre de 2007 serán incluidas en un DVD que saldrá a la venta en noviembre. También se proyectará en cines de varios países.

Ese concierto fue el primero tocado por ellos en 27 años. También fue el último, porque desde entonces, los tres integrantes sobrevivientes de Led Zeppelin no han vuelto a subir juntos a un escenario.

En un trailer del DVD, se puede escuchar un fragmento de Black Dog y Stairways To Heaven. No se trata de uno de esos conciertos en que la banda toca exactamente igual como suenan en el disco. Casi tres décadas después, algunas cosas han cambiado para bien. El sonido de la guitarra de Jimmy Page tiene un timbre más moderno (un simple detalle técnico por el cambio del equipo). La voz de Robert Plant se escucha más madura y poderosa. Eso quizás se debe a la maniática y vieja obsesión de Page de grabar las presentaciones en vivo con la mayor fidelidad y calidad posibles.

Led Zeppelin es una de las pocas bandas de rock cuyos integrantes (todos) pueden ser nombrados, sin generar conflicto, como uno de los mejores ejecutantes de sus instrumentos en el mundo del rock. A Jimmy Page muchos no dudan en ponerlo por encima del otro Jimmy, de apellido Hendrix; Robert Plant le pudiera pisar los talones a Freddy Mercury, si hubiese sido tan versátil como el vocalista de Queen. Los menos mediáticos también tienen reconocimiento: el difunto John Bonham es mencionado por bateristas modernos del rock como una influencia en su estilo, y el bajista John Paul Jones se las dabas de multi-instrumentalista.

Led Zeppelin, al igual que Queen en su momento, se separó tras la muerte de uno de sus integrantes. La sobredosis que mató al baterista Jason Bonham también se llevo al más allá el espíritu de la banda. Los otros tres integrantes simplemente asumieron que su música iba a ser diferente si buscaban un nuevo percusionista.

Semejante lealtad es algo bastante escaso en el mundo de la música. Si tenían razón, no se sabrá nunca. Incluso en el concierto de 2007 no corrieron riesgos: tocaron con el hijo de Bonham, Jason, sentado en la batería. ¿Cómo hubiese sido la nueva música del grupo de Plant, Page y Jones con otro percusionista? Eso será siempre una incógnica.

La música de Led Zepeelin tiene algo salvaje e inusual, una sensación anormal que la hace demasiado contagiosa. ¿Sería acaso el resultado de la correcta combinación de esos cuatro músicos?

En Cuba, Led Zeppelin es bastante conocido incluso por quienes nacieron después de los años setenta. Escaleras Al Cielo (Stairways To Heaven) es una de las primeras canciones que aprenden la mayoría de los guitarristas amateurs a los que les gusta el rock, incluso cuando muchos de ellos no están empapados con la música de épocas pasadas. Cualquier joven o adolescente habanero que haga el habitual peregrinaje a la calle G, habrá escuchado la introducción instrumental de la mítica canción.