20121015111149-leinier-dominguez.jpg

El Gran Maestro Leinier Domínguez entabló hoy con su homólogo ruso Ian Nepomniachtchi y contribuyó con medio punto a la cuarta victoria del equipo San Petersburgo en el Campeonato Europeo de Clubes de Ajedrez, con sede en Israel.

Leinier llevó piezas blancas, enfrentó sólidamente la Defensa Francesa planteada por su adversario -también miembro del club de los 2700-, y obtuvo una ligera ventaja material que no fue suficiente a la postre para garantizarle el triunfo.

Sin embargo, su escuadra ganó 3,5-2,5 el duelo versus el potente conjunto de Economist Saratov, donde también militan otros “duros” como Alexander Morozevich, Dmitry Andreikin y Evgeny Tomashevsky, todos ellos de Rusia.

Los cinco primeros tableros de la pulseada acordaron dividir la unidad, pero Vadim Zvjaginsev consiguió inclinar el rey de Igor Lysyj y determinó la victoria de San Petersburgo, que ahora comanda el torneo por mejor desempate que el afamado Tomsk-400.

Así, mañana podría ser un día clave, pues habrá enfrentamiento entre los líderes. La tropa del cubano podría salir el ruedo con todo su arsenal -Peter Svidler, Leinier, Nikita Vitiugov, Sergei Movsesian, Zahar Efimenko y Zvjaginsev-, mientras su oponente dependería de Ruslan Ponomariov, Alexander Areschenko, Viktor Bologan, Ernesto Inarkiev, Igor Kurnosov y Alexander Motylev.

Por su parte, la lid femenina sigue encabezada por el super favorito Cercle d’Echecs de Monte-Carlo, que agrupa a las tres jugadoras más fuertes de la actualidad -Judit Polgar aparte- atendiendo al coeficiente ELO. A saber, Yifan Hou, Humpy Koneru y Anna Muzychuk.

En cuanto al Continental que se celebra en Argentina, Lázaro Bruzón ganó sin sudores su cotejo inicial de la jornada, pero luego hizo tablas con su compatriota Isán Ortiz.

Al cierre de esta edición, varios trebejistas peleaban todavía por seguir con puntaje perfecto (4 de 4), entre los cuales figuraban varios candidatos al trono como Julio Granda, Eduardo Iturrizaga y Rafael Leitao. Otro que daba guerra en pos de ese objetivo era el también insular Yusnel Bacallao.

(Con información de Michel Contreras. CubaDebate)