20120623063846-raul-1.jpg

No pocos se sorprendieron al ver el cartel expuesto en el portal del teatro La Caridad de Santa Clara, a mitad de semana, que anunciaba la súbita presentación del destacado cantautor Raúl Paz, en el escenario principal de la emblemática institución.

Todo fue producto de la espontaneidad, cuando el intérprete decidió darse un salto por acá durante su estancia en Cienfuegos, donde actuaría en la noche de ayer viernes.

Como un relámpago se movilizaron las autoridades de Cultura y del teatro —una demostración de que cuando se quiere, se puede—, para organizar el concierto en la noche del jueves, el cual constituyó un espectáculo de altos kilates.

El público disfrutó sobremanera la actuación del también Embajador de Buena Voluntad de la UNICEF, quien desplegó una cautivante energía al compás de temas de discos anteriores y algunos del próximo en preparación.

Habana, Mulata, Revolución, 25 años, Mama, Gente, Nada, Havanitazion, Flores y el pegajoso Carnaval, entre otras piezas, fueron escuchadas y coreadas durante más de una hora por el público santaclareño, uno de los más elogiados en Cuba por los artistas visitantes, por su disciplina, empatía y nivel cultural. 

Otros grandes protagonistas de la noche fueron los jóvenes músicos que acompañan a Paz. Individualmente, brillaron con luz propia, pero a la vez tocaron como uno solo, transmitiendo una música impactante, limpia, cautivadora y de altísima calidad, apoyados por un inmejorable sonido, como no siempre se escucha en el teatro.

Jorge Aragón Brito, piano y dirección musical; Yissy García Calzadilla, batería; Eduardo Sandoval Ferrer, en el trombón; Yerfris Valdés Espinosa, en la trompeta —integrante del grupo Sierra Maestra—; William Rodríguez González, guitarra eléctrica, y Carlos José Martínez, a cargo del bajo, demostraron una vez más por qué los músicos cubanos gozan de tanto prestigio en el mundo.

Según Paz, no busca a sus compañeros de «aventuras» musicales solo por su profesionalidad sino por su calidad humana, que contribuye a que se comporten como una familia.

Al despedirse afirmó que volverá a Santa Clara «cuando ustedes quieran», en señal de agradecimiento al público y las instituciones que le acogieron sin contratiempos.

El popular cantautor oriundo de Pinar del Río, y quien residió en Francia por varios años, además del nuevo álbum, se prepara para una gira internacional por Asia y Europa, pero asegura que consigo viajarán siempre las raíces de esta isla que lo vio nacer, porque ante todo siempre será cubano.

(Con información de Francisnet Díaz Rondón. Periódico Vanguardia. Foto Carolina Vilches Monzón)