20120606132910-marti.jpg

¡Son tan desventurados los que no son tiernos!

(Novela Amistad Funesta. Capítulo III. Nueva York. 1885. O.C. 18: 269)