Facebook Twitter Google +1     Admin

Siembra, sembrador

20120411125442-motembo-2.jpg

Por Ricardo R. González

Foto: Manuel de Feria

Motembo Viejo, esa porción del municipio villaclareño de Corralillo,  no deja de ocultar su polvo sobre tierras rojizas, y desde allí se empina la cosecha de papas con rendimientos por encima de las 20,8 t por hectárea.

Tres variedades del tubérculo, con semillas nacionales y foráneas, comparten la producción en un año nada favorable debido al débil invierno cubano y a la acelerada preparación de tierras en la localidad para enfrentar la encomienda. Aun así aportarán más de las mil 731 t previstas, cuyo destino recaerá en las necesidades poblacionales y en la reserva hacia frigoríficos.

Diferentes fuerzas laboran en la recogida, incluido el potencial estudiantil, en un área sometida al riego por máquinas PIVOT que reclama la rotación de cultivos en los terrenos y, además de la papa, han sido combinados con boniato, maíz y calabaza.

Una mirada a los diferentes programas agropecuarios corralillenses indica buen desempeño en la producción lechera y de su masa ganadera. Ya se rescatan las llamadas vaquerías típicas en un municipio que superaba las 30 de este tipo en décadas atrás cuando llegó a producir más de 9 millones de litros.

Entre sus estrategias hasta 2015 aparece recuperar el tiempo perdido y alcanzar esos niveles históricos. Hoy la leche acopiada se entrega a la industria pertinente, al tiempo que cubre los reclamos de los niños hasta los 6 años y las dietas médicas en la totalidad de las bodegas del territorio.

Lejos todavía de satisfacer los requerimientos indispensables en la mesa cotidiana el territorio insiste en la sustitución de importaciones, por lo que debe entregar unas 200 t de tomate destinadas al procesamiento industrial, mientras otras 120 t notifican los planes de frijoles, y los pronósticos de cultivos varios advierten oportunas sendas en la yuca, el boniato, la malanga, y el plátano, sin excluir al maíz, la lechuga, la calabaza, y otras hortalizas.

Como reina de estas tierras se alza la piña, al tiempo que avizora una prometedora cosecha de mango que impondrá la entrega de unas 100 t para conservas.

Corralillo no resulta un paraíso en la alimentación. Debe vencer múltiples retos como el de satisfacer las demandas de sus pobladores, y cumplir sus entregas a la provincia y a otras ciudades del país dentro de un plan de autoabastecimiento municipal concebido hasta 2015.

Aunque parezca irreal no constituye alucinación. Un buen ejemplo de lo que debe hacerse lo propicia la CCS Fortalecida Lázaro Villavicencio, enclavada en las demarcaciones del ingenio Quintín Banderas, que mantiene, de manera sistemática, unos 25 productos en su punto de venta, algo que tratan de generalizar en otros sitios del territorio donde también fomentan la agricultura urbana y suburbana. Esta última en aquellas jurisdicciones con más de mil habitantes.

Así, labran la tierra a fin de que aporte sus riquezas alimenticias con eficiencia siempre que sea abonada con buenas manos.

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next