20120221134853-danny-rivera-web.jpg

De algo mágico calificó hoy el artista boricua Danny Rivera a la Feria Internacional del Libro, en una visita a la Editorial Pablo de la Torriente Brau, de la Unión de Periodistas de Cuba.

El popular intérprete, cuya canción Madrigal, es un himno de amor, afirmó que para él la Isla es un alimento espiritual de sabiduría, belleza, pureza y contradicciones.

Poder hacer esta feria, con tantas limitaciones materiales, es el fruto de la energía de muchos, como esa carga sagrada que le confieren algunas civilizaciones a las palabras, aseguró este hombre que se enrola en las causas nobles y justas del mundo.

Acerca de su libro Vejestud, presentado recientemente en la primera etapa capitalina de la XXI Feria Internacional del Libro Cuba 2012, subraya que es una reflexión acerca de las ganancias espirituales que confiere la edad, la posibilidad de vivirla con disfrute y asumirla como un tesoro que debe compartirse con los demás.

Señaló que por tradición occidental se juzga a la vejez como la decadencia y pérdida de facultades, cuando en realidad es la posibilidad de ver la vida y el mundo con mayor mesura, sin perder la juventud de las ideas y los impulsos creativos.

Dijo que la sabiduría de cada uno, unida con la de los demás, forma esa energía que permite la continuidad de las creaciones humanas, la eternidad de los mejores proyectos y realizaciones, que cada generación entrega a la otra para enriquecerla con su experiencia personal.