20120217150905-whitney.jpg

El cuerpo sin vida de la cantante Whitney Houston fue trasladado en el jet privado del cineasta Tyler Perry hasta Newark (Nueva Jersey) en la noche del pasado lunes. Los restos de la cantante ya se encuentran en su ciudad natal. El próximo sábado, una semana después de su muerte, se celebrará el funeral de la que fuera "La voz" de los 80.

El canal de televisión NBC adelantaba que el funeral de Whitney podría tener lugar entre el viernes y el sábado, citando una fuente cercana a la cantante. El diario local de Nueva Jersey, Star Ledger, llegó a apuntar datos concretos publicando al respecto que el acto de despedida a Houston tendría lugar el viernes en el Prudential Center donde acostumbran a jugar los New Jersey Nets de la NBA, un pabellón con aforo para unas 19.mil personas.

Sin embargo uno de los responsables de la empresa encargada del funeral el Whigham Funeral Home, ha despejado todas las dudas confirmando que "El funeral tendrá lugar el sábado al mediodía en la iglesia baptista New Hope" de newark (en Nueva Yersey) la pequeña iglesia donde Whitney comenzó a cantar de niña. La madre de la cantante, Cissy Houston, ha aclarado que "un funeral debe celebrarse dentro de una iglesia" y el Prudential Center no era el lugar apropiado.

Según parece el acto de última despedida a Whitney Houston será una ceremonia privada dado que no habrá capilla ardiente.

En estos momentos la policía sigue a la espera de los resultados de la autopsia y el análisis toxicológico, que podrían tardar todavía algunas semanas.

En cuanto a las posibles causas del fallecimiento de la cantante, algunos medios digitales como el portal TMZ.com, sostienen la versión de que el ahogamiento no fue la causa de la muerte de Whitney Houston sino la combinación de calmantes y otros fármacos con alcohol. Según esta versión, la oficina forense de Los Ángeles habría informado a la familia que la artista pudo haber fallecido antes de que se sumergiera en el agua de la bañera.

(Con información de Coveralia)