20120114134207-ciencia.jpg

Mañana, celebración nacional por el Día de la Ciencia Cubana en la provincia.

Por Ricardo R. Gonzñalez

Foto: Ramón Barreras Valdés

La familia de científicos y auxiliares está de fiesta desde que conoció la obtención de la sede nacional por el Día de la Ciencia Cubana, a celebrarse mañana 15 de Enero.

Es la cuarta ocasión que el pabellón llega a Villa Clara, y entre los resultados influyentes figuran los aportes a la producción de alimentos. Uno de ellos la introducción del sorgo como parte de la alimentación humana, con énfasis en los 31 pacientes celiacos registrados en la provincia que reciben el producto en la consulta especializada para la elaboración de los alimentos en casa.

Según precisó la doctora María del Carmen Velasco Gómez, delegada del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en la provincia, otro saldo importante se concentra en los procesos destinados al incremento cañero a fin de recuperar aquellos niveles de contiendas pasadas que permitían un rendimiento de 45 a 50 toneladas por hectárea.

La conducta consecuente de las entidades pertenecientes a la Empresa Azucarera de Villa Clara resultó decisiva para la reducción de las 569 t. de carga contaminante que dejó de recibir la atmósfera durante el pasado año.

Ello representa el 1,50 % respecto a 2010, a partir de la práctica de producciones más limpias en los diferentes procesos tecnológicos que, en el caso de los ingenios, se originó con menor consumo de agua por tonelada de caña molida.

Otro de los contribuyentes fue el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) en sus dependencias provinciales.

Diferentes métodos y vías para mejorar la calidad de vida de los villaclareños aparecen, también, entre los aportes locales de los científicos durante el 2011, tanto para el sector de la Salud y la Educación como en aristas relacionadas con la vivienda y los materiales de la construcción, las Ciencias Sociales, y la protección del Medio Ambiente.

Como temática fundamental aparece el Programa de enfrentamiento al cambio climático con acciones muy precisas para evitar o reducir los impactos de lo que constituye una realidad global, y para ello dedican esfuerzos la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en el territorio junto a los ministerios involucrados en sus efectos, el Instituto Nacional de recursos hidráulicos (INRH), y corporaciones turística.

Una decena de productos se incorporaron a la cartera que originan fondos exportables o sustituyen importaciones con valor agregado de la ciencia villaclareña.

El territorio cuenta, además, con 300 hectáreas plantadas de maíz transgénico que influye, sobremanera, en la reducción de las importaciones al tener que comprar menor cantidad de cereales en el mercado foráneo, entre otros renglones.