20110614133624-adelma.jpg

Unos 73 mil pesos cuenta el dispositivo en que se apoya Adelma Madrigal Ortiz para la determinación hormonal de todos los pacientes que lo requieran en la región central.     

Por Ricardo R. González

Antes las muestras debían viajar a la capital cubana. Había que esperar aproximadamente un mes a fin de conocer los resultados, pero desde la apertura del laboratorio de Radio Inmuno Análisis (RIA) en el hospital universitario Celestino Hernández Robau, de Villa Clara, el panorama ha cambiado.

Todo el proceso relacionado con las determinaciones hormonales de la glándula tiroides, las suprarrenales y la hipófisis se realiza desde esta sección perteneciente al servicio de Medicina Nuclear.

Según explicó la licenciada en laboratorio clínico Adelma Madrigal Ortiz, otra de las líneas de trabajo compete al estudio del comportamiento hormonal de aquellas parejas aquejadas de infertilidad como preámbulo a la determinación de la causa.

Los exámenes se realizan a pacientes residentes en la región central del país, y constituyen el primer paso para determinar la conducta terapéutica a seguir en el caso de que los valores registrados no se correspondan con las cifras normales.

Un equipo llamado contador de centelleo —cuyo valor asciende a 73 mil pesos— resulta el principal componente del laboratorio que, al acompañarse a una computadora, permite obtener los saldos en el menor tiempo posible.   

La Medicina Nuclear emplea determinados tipos de radiaciones, isótropos radiactivos, variaciones electromagnéticas, u otros procedimientos afines destinados a la prevención, diagnóstico, aplicación de terapéuticas e investigaciones médicas.