20180912180200-copia-20180828-154610.jpg

El Dr. en Ciencias Jorge González Pérez, director general de Docencia en el Ministerio de Salud Pública, responde a inquietudes sobre el actual período lectivo.

Por Ricardo R. González

Para el Dr. en Ciencias Jorge González Pérez la medicina y sus especialidades afines son como la propia vida: dinámicas, constantes, y de continua superación.

Como experto en Medicina Legal ha enfrentado momentos muy complejos en el ejercicio de su profesión, mas siempre ha defendido el principio de la vocación a fin de enfrentar retos, y máxime en estos tiempos en que se realiza un proceso de cambios en los planes de estudios relacionados con el universo médico.

«No es capricho, simplemente la necesidad de adecuar cada programa a la realidad», afirma quien asume la dirección general de la Docencia en el Ministerio de Salud Pública, y hasta hace un tiempo se desempeñara como rector de la Universidad de Ciencias Médicas de la capital cubana.

Por experiencia y desempeño en sus actuales funciones alude a que una de las novedades para este período lectivo radica en la inclusión de la enseñanza técnico superior no universitaria con 15 especialidades.

«Siete de ellas —puntualiza— se desarrollarán en Villa Clara, por lo que saldrá un Decreto Ley para aprobar este nivel de enseñanza.

«Otro detalle concierne al incremento de los cursos por encuentros a partir de la superación que tienen los técnicos de nuestro sistema de Salud. De esta forma pueden aspirar a otro peldaño en su formación, aunque no exista una plaza de Licenciatura en el momento de culminar esos estudios. Sin embargo, ya está graduado y una vez que aparezca puede optar por ese desempeño».

— Si hay algo a no descuidar es el aspecto cualitativo…

— Como elemento fundamental insistimos en la calidad, así como en el rescate de los laboratorios de Ciencias Básicas y Biomédicas en los que la provincia trabaja arduamente. Existen microscopios de estreno, al tiempo que no descuidamos las secciones destinadas al aprendizaje de idiomas.

— ¿Qué rostro muestran los dedicados a la informática?

— Son los que presentan mayores dificultades. Trabajamos en la adquisición de nuevos equipos y en la reparación de todos aquellos recuperables. Un propósito arduo que exige metas paulatinas. Todavía los correspondientes a las Tecnologías de la Salud no están renovados, y comienza a analizarse las posibilidades de restitución de toda la infraestructura que demandan.

El médico forense que estuvo al frente de los especialistas cubanos dedicados a la búsqueda de los restos del Che y de sus compañeros de guerrilla en Bolivia argumenta que algunos de los requerimientos tecnológicos necesarios en las ramas de óptica y optometría ya fueron modernizados, pero otros no, aun así alude a la ventaja de que el escenario de formación de los alumnos coincide con el de la práctica laboral en los hospitales y pueden utilizarse.

— ¿La base material de estudio cuenta con las garantías?

— Los libros de texto, en su gran mayoría, están disponibles para cada estudiante. En algunos casos, ya sea por deterioro u otras causas, no existe un ejemplar para cada uno, pero resultan mínimos.

— ¿Y en torno a las reparaciones y remodelaciones?

— Comparado con otras etapas Villa Clara muestra avances en la tarea. Se efectuaron reparaciones en las aulas, en instituciones de Salud, y donde más dificultades tenemos es en la remodelación de las residencias estudiantiles debido a la acumulación de problemáticas que se arrastran con los años, por lo que se hace marcado el deterioro en las redes hidrosanitarias y en otras cuestiones.

«Casi está terminada la reparación de la cocina comedor de la sede central, al tiempo que se emprenderá otra en Sagua la Grande, mientras trataremos de recuperar una beca en Remedios para que los estudiantes que están allí puedan desarrollar sus procesos educativos en ese municipio».

— Se ha estipulado que el personal de enfermería con determinados requisitos puede optar por la carrera de Medicina. ¿Será por única vez?

— En realidad ocurre desde hace algunos años, y surgió por la necesidad de la gran demanda internacional de médicos cubanos. Por ello apareció esta opción de Convocatoria Especial para estudiar una segunda carrera.

«Puedo afirmar que la experiencia ha sido formidable a partir de profesionales de Enfermería con extraordinaria calidad apoyado en una formación muy sólida y vocación excepcional. Pero se valoró como alternativa emergente a sabiendas que no es el camino, por lo que este año será el último porque ya tenemos nivel de formación suficiente y podemos prescindir de la opción de una segunda carrera.

«Hay 308 plazas aprobadas para Licenciados en Enfermería que querían estudiar Medicina en el país y ya el proceso culminó».

— Ud. confirma que será la última convocatoria de este tipo para enfermeros y enfermeras que deseen ser médicos ¿Qué depara el futuro en este grupo de profesionales?

— El próximo año habrá una disminución en la matrícula de Medicina porque ya tenemos un nivel de graduados suficiente a fin de asumir las necesidades de Cuba y de la colaboración internacional.

«La política no es que un Licenciado en Enfermería se haga médico, si no que opte por maestrías, doctorados en Ciencias, que se consagren como investigadores y profesores en los diferentes niveles... Con el precepto de ser mejores en la propia carrera y salvar las vidas como reclamo supremo».

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91